domingo, 5 de julio de 2015

Un campesino en la cárcel!


Liborio es un campesino pobre de 42 años, vive cerca de los límites  entre Jalisco, Zacatecas y Durango, cuenta con 4 hectáreas   que en su mayoría son cerriles y de temporal; tiene tierras pero nadie le presta para sembrar,  muchas veces solicito créditos ante instancias gubernamentales y privadas y nunca le fueron otorgados, debido a que sus tierras no eran de riego o sencillamente no tenía con que responder.

Cuando no había mal tiempo cosechaba maíz suficiente para el sostenimiento de su esposa y tres hijos, algunas veces le alcanzaba para comprarles algo de ropa sencilla, pero cuando no había cosecha la pasaban muy duro. El,  su esposa y sus hijos tenían que alquilarse como peones con los ricos del lugar para medio comer.

Un día fueron a verlo unos señores de Jerez, Zacatecas. Con la oferta de que sembraran Marihuana, que tenían  una tierra muy buena y que esa hierba les dejaría buen dinero. y rotundamente se negó, ya que él sabia sobre los peligros a los que se expondría. Sin embargo le insistieron, y al final le dejaron semillas y algo de dinero y al día siguiente subió con sus hijos  y esposa a la sierra a sembrar Marihuana.

Al primer año les fue muy bien, con las ganancias compro 5 vacas, pudo mejorar un poco su casita de adobe y les compro ropa y zapatos a sus hijos y esposa. Al otro año volvieron los señores y lo volvieron a animar y sembraron más hierba.

Y textualmente como el me conto el desenlace…

Vea Ud. Cuando uno es pobre  y la gente sabe que uno es necesitado y que no tiene donde caerse muerto y de repente nos ven con vacas, la casa mejor de lo que estaba y bien vestidos, pos la gente comienza a indagar como se hizo uno de dinero, comienzan las envidias y a espiarlo. Y eso paso alguien nos espió, vio que teníamos un sembradío de marihuana y le aviso a la autoridad, fue por mí la policía federal, me detuvieron con todo y mi familia y aquí me tiene Ud. Las vacas, las vendí para sacar de la cárcel a mi mujer y yo me eche toda la culpa…


No hay comentarios: