lunes, 17 de marzo de 2014

un llano lleno de risas…


El cielo de la Villa es tan clarito que anima al caminante,  los nubarrones que surcan el cielo son de un color de plata que enmudece a cualquiera, pero en toda la Villa nada señorea como el Templo que como único custodio  guarda celosamente la vida de sus parroquianos, campanadas que alertan al creyente sobre la próximo rito ancestral ¡dirán misa! Pero esas montañas verdes  de Atzqueltán  contrastan con esas gallardas y bonitas mujeres  que pasean por las callejuelas. 

Y la plaza tan presumida escucha los susurros de los novios, señores en bicicleta, niños que corretean y mujeres que sonríen ¡todo aquí es fastuoso!  Villa Guerrero es un llano  lleno de risas… 

No hay comentarios: