viernes, 17 de enero de 2014

Patrimonio.-



                                                        La arquitectura es un arte de los más bellos, es una conjugación de sentimientos y de expresiones que prácticamente le dan una visión extraordinaria a cualquier entorno, así pues la arquitectura habla del bagaje cultural de un país, no por algo las ciudades mas bellas lo son por el estilo de sus edificaciones y si a esto le sumamos el valor histórico, entonces ya hablamos del patrimonio de una civilización. En México y en el mundo encontramos ciudades que la afluencia de turistas es por su arquitectura, y ello no solo propicia beneficios turísticos, también una gran revelación sobre la historia de evolución de una sociedad.

Guadalajara es un referente cultural para México, lo lamentable es que esta ciudad sigue siendo victima de la devastación de su patrimonio arquitectónico, el derrumbe de casonas históricas y edificios emblematicos, con el pretexto del beneficio común, han hecho que esta ciudad sea despojada de su patrimonio arquitectónico.

Una de las construcciones mas simbólicas de Guadalajara, y que fue derrumbada es la antigua Penal de Oblatos un castillo de piedra volcánica, que hoy en la actualidad seria de gran beneficio cultural, y así se puede enumerar cientos de edificios, casas, haciendas, conventos y demás, que simplemente desaparecieron de la noche a la mañana.

Aquí lo trágico es que en pleno siglo XXI, se sigue cometiendo esta nefasta acción, no hace ni dos meses cuando el Colegio de Notarios del Estado de Jalisco, derribo mas del 50 por ciento de una casona de principios de los años 40”s, ubicada en la emblemática colonia Americana, y que según los ilustrados notarios, no sabían que tenia un valor arquitectónico.

El dilema es que cada día, se derrumba el patrimonio tapatío, y aunque la ley lo prohíbe simplemente no pasa nada, otra casa de gran relevancia y que ha sido victima del vulgar mercantilismo es la histórica “Casa Gleason” la cual tiene su origen en 1915, de estilo barroco, y que prácticamente se le dejo la fachada, pero que la mayor parte de esta casa fue demolida para construir un edificio.

Estos son solo dos ejemplos de lo que esta sucediendo en la perla tapatía, Las colonias; Moderna, San Andrés, Mexicaltzingo, Mezquitán, Analco y Centro entre otras son victimas diarias de la destrucción de su patrimonio histórico y cultural y a pesar de que existe prohibición legal, esta de nada sirve, es por eso que se vuelve fundamental que este patrimonio sea conservado y protegido de manera real, para evitar que cualquier capricho individual o institucional pretenda destruirlo, ya que las generaciones futuras tienen el irrestricto derecho de conocer su raigambre cultural.


¿Y que tal si defendemos nuestro patrimonio?

No hay comentarios: