lunes, 7 de enero de 2013

Ramón Urbino; ¡el niño Caco!


                                                


                                                  Ramón Urbino apenas rozaba los seis años y ya comenzaba a mostrar grandes aptitudes para el Artegio,  vivía en una vieja vecindad  ubicada en  la calle de Industria 415, a la cual en aquella época la apodaban “la ratonera” el apodo de la vecindad era debido a que la mayoría de sus huéspedes se dedicaban al hampa, al hurto o en el caso de las mujeres a la ficha.

Ramón con su corta edad  había realizado algunos hurtos vulgares y se preparaba para dar un buen golpe, cuando cierta mañana de un domingo 27 de enero de 1931, se dirigía al baratillo, vio la puerta abierta de la casa de una solterona mujer, la Señorita Concepción González, esta estaba descuidada lo cual el niño-caco aprovecho  para entrar a las habitaciones sacar toda la ropa que pudo y la hecho a un canasto que encontró.

Muy contento con el fruto de su rapiña, estaba en el baratillo vendiéndolas cuando de pura casualidad paso la Señorita González y al descubrir que eran sus prendas llamo al Gendarme, y el piñuelo fue aprendido y remitido a la correccional.

En la declaración policial el niño refería el por qué le gustaba robar; 

¡ porque sentía bonito en la panza!


No hay comentarios: