martes, 4 de diciembre de 2012

Las primeras Huelgas en México.-




                             Es muy común el hablar sobre el derecho del trabajo nos remontemos inmediatamente a la Huelga de Cananea, como el principio de las luchas obreras en México, o a los hermanos Flores Magón, como iniciadores de la lucha sindical, y tanto lo primero como lo segundo son verdades pero no absolutas….

La  Historia de la lucha obrera en México se remonta al 13 de agosto de 1766, fecha documentada fielmente por Jacinto Huitrón, en su libro “Orígenes e Historia del Movimiento Obrero en México” es muy probable que antes de esa fecha hayan existido brotes de agitación obrera, pero al no  existir documentos fieles  que transcriban de manera responsable estas luchas damos mayor crédito a los argumentos de Jacinto Huitrón, como los antecedentes de la lucha obrera en México, una lucha que aun en nuestros días, no ha terminado…

Remontándonos al México de la nueva España, la justicia recaía en el virrey  y en su Audiencia Real,  esta al tener conferido el mandato del rey  de España, ejercía las funciones administrativas, legislativas y judiciales su poder era omnipotente.

            El 13 de agosto de 1766, se inicia la primera huelga de barreteros en contra de Don Pedro Romero de Terreros, Conde de regla,  los trabajadores no trataban de obtener más altos salarios, ni conquistar mejores condiciones de trabajo o de arrebatar concesiones a un patrón renuente,  si no de mantener las condiciones de ventaja y privilegios que habían logrado obtener en la mayor parte de los reales mineros…

Bucarelli.
Al llegar el virrey Bucarelli, a la Nueva España, realizo una amplísima investigación sobre las causas que originaron la sangrienta huelga del Real del Monte, y como este tenía expresas ordenes que el conflicto fuera arreglado cuanto antes en virtud de que la corona de España se estaba perjudicando con el paro de los trabajos en aquellas ricas minas.

Bucarelli soluciono el conflicto expulsando a los 18 agitadores y al cura que los protegió y ayudo.

No hay comentarios: