viernes, 7 de diciembre de 2012

El Derecho del Trabajo en el Constituyente de 1917.-



El 1 de Diciembre de 1916 comienzan los trabajos del constituyente de 1917, convocados por el presidente en turno Venustiano Carranza. Una gran camada de hombres de todas las regiones del país que tenían como característica, el ser dueños de grandes ideas y el luchar por las garantías esenciales del ser humano, entre toda esta gran pléyade de hombres es necesario destacar a Francisco J. Mujica, al frente del grupo que se le denomino jacobino, la izquierda radical obligo a que en la discusión de propuesta a reforma del articulo 5to relativo a la libertad de Trabajo, se incorporara el proyecto del grupo, lo que armo una discusión memorable los días 26,27 y 28 de diciembre, que condujo ya en enero a la redacción del articulo 123, cuyo texto fue preparado por el mas conservador de los constituyentes, José Natividad Macías un hombre muy cercano a Venustiano Carranza, un hombre que en el fondo estaba muy interesado en la Justicia Social, entre los aspectos mas sobresalientes del articulo 123 constitucional:

v   La Jornada máxima de trabajo no excederá de 8 horas en turno diurno y de 7 horas en turno nocturno
v   Protección a los menores y la prohibición de trabajar a los que no    hubieren alcanzado la edad de doce años,
v   Descansó Semanal,
v   La Protección a la Mujer,
v   Descripción del Salario Mínimo,
v   Principio de igualdad de Salario a Igualdad de Trabajo,
v   Protección al Salario Mínimo
v   El pago de Salario en efectivo.
v  El pago de la Jornada Extraordinaria.
v   Derechos de los Trabajadores a habitaciones cómodas e higiénicas.
v   Responsabilidad Empresarial por accidentes y enfermedades profesionales.
v   Medidas de Seguridad e Higiene.
v   Libertad Sindical de Obreros y Empresarios.
v   Derecho de Huelga para los Trabajadores y el Paro para los Patrones.
v  Intervención de Juntas de Conciliación y Arbitraje para resolver los conflictos.
v  Indemnización a cargo del patrón por no  someter sus diferencias al Arbitraje.
v  Estabilidad en el Empleo.
v  Preferencia de los Créditos de los Trabajadores.
v  Servicio Gratuito de Empleo.
v  Legalización de los contratos para que los Mexicanos laboren en el  extranjero.
v  Nulidad de las Renuncias de los Trabajadores.
v  Establecimiento de cajas de seguridad social.
En el párrafo inicial del artículo 123 constitucional, en su versión original se encargaba al congreso de la unión (estrictamente para legislar en el distrito federal) y a las legislaturas de los estados, dictar leyes sobre Trabajo “Sin contravenir a las bases siguientes, las cuales regirán el trabajo de los jornaleros, obreros, empleados, domésticos, artesanos y de una manera general todo contrato de trabajo. Esa división de competencia tanto legislativas como practicas causo no pocos problemas ya que no obstante tratarse de la reglamentación de bases comunes suficientemente explicitas, las diferencias de interpretación visibles en las diversas leyes expedidas generaron un serio conflicto de inseguridad jurídica.


En los debates del constituyente de 1917, existió la intención  de que dichos conflictos fueran tratados en los Tribunales ordinarios, pero la intervención de José Natividad Macías fue contundente cuando dijo… los trabajadores de México, profesan odio  sincero a los tribunales Judiciales, y es opuesto a los ideales del Derecho del Trabajo dejar en sus manos la justicia obrera*, Por lo cual se dio origen a las Juntas de Conciliación y Arbitraje, cuyos antecedentes fueron las leyes del trabajo de los estados de Veracruz y Yucatán.

El constituyente solo pensó en un Tribunal que no fuera igual a los existentes de la época, si no uno que buscara inicialmente la Conciliación y en caso de no existirla el Arbitraje, cuyo procedimiento fuera fácil y sencillo para que no afectara ala trabajador.

Y finalmente el artículo 123 constitucional fue aprobado por unanimidad,  entre los antecedentes más importantes se encuentran cuatro proyectos de ley elaborados por la Secretaria de Instrucción Publica, sección de legislación social, a petición de Venustiano Carranza entonces primer jefe de la Revolución, dicha sección integrada por ; José Natividad Macías, Félix Palaviccini y Luis Manuel Rojas, quienes jugarían un papel trascendental en el congreso constituyente, dichos estudios fueron publicados en el periódico “El Pueblo” en Enero de 1915, pero no llegaron a convertirse en ley. Uno de los proyectos establecía juntas de avenencia especializadas por giros o industrias, integradas por cinco miembros titulares y dos suplentes nombrados por cada una de las partes “Principales y Trabajadores” del giro o industria respectivos según se señalaba en el articulo 2 por su importancia para la discusión posterior, transcribimos el articulo 3ro en donde se detalla con mayor especificad:

“Las juntas de avenencia (sic) a que se refiere el artículo anterior, tienen por objeto fijar el salario mínimo, en el giro e industria de que se trate; intervenir como mediadores en los conflictos o dificultades que surjan entre los principales y trabajadores y servir de árbitros en las cuestiones que especialmente se le sometan”
Una diferencia que no podemos perder entre el proyecto de Ley de las Juntas de Avenencia  y el decreto de Salvador Alvarado, es que mientras el primero la función Arbitral de las Juntas de Avenencia solo tendría lugar a petición de las partes, en el segundo el arbitraje del Consejo de Conciliación era forzoso.


Así las cosas el 19 de diciembre de 1916, inicio la discusión del articulo 5to del Proyecto presentado por Venustiano Carranza, en el que se consignaba la libertad de Trabajo, en términos muy semejantes al artículo 5to de la Constitución de 1857, ya que no tuvo cambio relevante, cuanto a los derechos de los Trabajadores. En ese momento la comisión considero que tales puntos no cabían entre las garantías individuales, aplazando su estudio para cuando se abordasen las facultades del congreso de la unión.

El congreso Constituyente era sumamente plural en él había dos grupos bien definidos: el ala izquierda la de los radicales integrada por los diputados a quienes llamaban jacobinos y que se identificaban con el general Álvaro Obregón, entre quienes se destacaba Francisco J. Mujica,  Heriberto Jara, Cándido Aguilar y Héctor Victoria entre otros. Mientras que en el ala derecha los denominados “Renovadores” encontramos diputados como Félix Palaviccini, Luis Manuel Rojas, Alfonso Cravioto, José Natividad Macías, afines a Venustiano Carranza. Sin embargo a decir de Pastor Rouaix, la gran masa de los diputados entre los que él se incluye a pesar de la cercanía con Carranza, llegaron al congreso libre de partidismos y fue la que formo la mayoría equilibradora de los dos extremos.

Cabe señalar, por cierto que las diferentes corrientes ideológicas derivaron mas en conflictos personales y acusaciones de unos diputados a otros que en diferencias de fondo sobre los temas discutidos.

José Pastor Rouaix


Tampoco podemos apoyarnos mayormente en la discusión sobre este tema en los debates del congreso constituyente que no fue lo suficientemente amplio como para ilustrarnos más al respecto. De hecho al concluir la sesión del 28 de diciembre  en la que Macías presento y explico los proyectos  de ley que había elaborado casi dos años antes, se convino a que una comisión especial  formularia un proyecto para ocuparse de la cuestión del trabajo en un capitulo especial, considerando las ideas expuestas en los debates de esos tres memorables días como lo señala Pastor Rouaix, se constituyo una especia de Asamblea Legislativa absolutamente informal sin mediar nombramientos y cargos oficiales,  la cual trabajo intensamente del 1 al 10 de enero de 1917 en un ambiente muy favorable, a pesar de los enconos personales.

No hay comentarios: