viernes, 28 de diciembre de 2012

El crimen de las enanitas:





A las 7:30 horas de la mañana del día  28 de abril de 1923, Esther tocaba al piano  una canción de Juan Arvizú llamada “Varita de Nardo” mientras su mama la señora Leonarda Rodríguez viuda de Madrueño preparaba el desayuno de sus huéspedes, ya que la casa en que vivían estaba habilitada como casa de huéspedes, la casona estaba ubicada en Colon 413 en aquellos años era de color blanco y con un hermoso patio a la entrada,  hoy es una imprenta que se sitúa en el corazón de de las 9 esquinas.

En dicha casa era continuo el llegar y el partir de personas, una de ellas era el músico italiano Silvestre Giuseppe Fuluigi, que había llegado a tierras tapatías con el sueño de prosperar pero que a pesar de llevar un mes no había logrado tener éxito, lo cual hacia que diariamente tuviera un mal carácter, esa mañana había despertado con una profunda desesperación ya que no tenía un solo peso y si a eso le sumamos que la forma de tocar de Esther no era precisamente entonada, su ira subió de tono.

Se levantó de la cama se enjuago la cara y se vistió,  justo antes de partir estrangulo a la Señora Leonarda y se dirigió hacia el piano para apuñalar cuatro veces a Esther, tomo el dinero que la Viuda de Madrueño tenía escondido detrás de un cuadro y se dirigió a la estación del ferrocarril para comprar un boleto con destino a la ciudad de México, como ese día no había corridas se dirigió a los portales de la ciudad en lo que hoy es conocido como la tienda Suburbia fue capturado por la policía de Guadalajara.



Al día siguiente los tapatios estaban consternados ya que habían sido asesinadas dos personas muy populares de la ciudad, las cuales eran conocidas como “las enanitas” debido a la baja estatura y a la deformidad de las mismas, se dice que diariamente iban por la calle con rumbo al mercado de San Juan de Dios para comprar los alimentos, a Esther  le gustaba ir a la plazoleta de las nueve esquinas a disfrutar del caer de las tardes.


En el parte policiaco y levantamiento del cuerpo esta escrito textualmente lo siguiente: 

En mitad de la sala, sobre la alfombra había un charco de sangre, la hija llevaba una bata y con los pies descalzos y la madre estaba tirada en la cocina con los ojos abiertos. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen relato! Se podría conocer cuál es la fuente?
Saludos

Anónimo dijo...

ASÍ NO FUE LA HISTORIA, SILVESTRE SALIÓ DE LA CÁRCEL A LA CUÁL FUE REMITIDO POR SOSPECHA.