miércoles, 5 de diciembre de 2012

Conflictos sociales y Laborales de 1900 a 1917 en México.-


   
Es necesario realizar un breve análisis sobre las problemáticas  político-sociales, que vivía México en la primera década del siglo XX, y se hace necesario realizar este análisis ya que dichos conflictos resultan en buena medida, el antecedente y causa de la Constitución de 1917, así como del artículo 123 de la misma carta magna.

En la mayor parte del país se vivía un descontento social, un escaso grupo de familias eran las que controlaban la vida económica y política  de nuestro país, aunado a esto que el gobierno en turno se mostraba en buena medida indiferente ante las injusticias y la miseria de unos, esos unos constituían la mayoría de la población de México, así mismo ese gobierno era ajeno a la realidad social del tiempo, la vida industrial era aun incipiente muy pocas fabricas había en las poblaciones y a la par el pensamiento de reivindicar derechos esenciales que aun no protegían a los trabajadores comenzaba a proliferar entre los obreros,  los hermanos Flores Magón  eran los que abanderaban el pensamiento de moda,  y comienzan a formarse las primeras uniones de trabajadores, los gremios se consolidan y dan paso a los Sindicatos.

En el estado de Sonora,  El día 31 de mayo de 1906, por la crisis del cobre, se rebajo el número de operarios en la Mina Oversight, y cuatrocientos obreros se declararon en huelga y a las diez de la mañana del día 1 de junio, diez representantes mineros; Manuel M. Diéguez, Justo Félix, Enrique Ibáñez, Francisco Méndez, Juan N. Ríos, Manuel Sandoval, Valentín López, Juan C. Bosch, Tiburcio Esquer, Jesús J. Batres y Mariano Medina. Entregan a la empresa el pliego de peticiones en el cual pedían  salario de 5 pesos diarios y 8 horas de trabajo, destitución y cambio de algunos capataces que se distinguían por su odio a los mexicanos, la ocupación del 75% de obreros Mexicanos, poner hombres al cuidado de las jaulas* y derechos de ascenso para los mexicanos, la entrega del pliego petitorio se hizo al representante de la Compañía  Lic. Pedro D. Robles y en presencia del presidente Municipal  doctor Filiberto V. Barroso del comisario Pablo Rubio y del Juez Menor  Arturo Carrillo, mientras tanto dos mil trabajadores recorrían los talleres y minas haciendo propaganda entre los mexicanos para engrosar la manifestación que llevaba un cartelón en el que se leía “por un lado “cinco pesos diarios” y por el otro “ocho horas de trabajo”  al llegar a la maderería en Mera Grande, George Metcalt, impidió la salida de sus trabajadores, subió al segundo piso junto con su hermano  Williams y con una manguera trato de disolver la manifestación de los mineros, y estos últimos a su vez comenzaron a arrojar piedras contra la maderería, se escucho una detonación y cayo uno de los huelguistas bañado en sangre, la detonación provenía de un rifle Winchester  que portaba el Sr. Metcalt pocos segundos después otro obrero caía muerto, los mineros respondieron con una gran carga de piedras contra Metcalt que cayo agonizante, mientras que Williams  con otro rifle Winchester dio muerte a  3 mineros y fue ajusticiado por los mineros con el mismo rifle de su hermano.


La indignación fue tanta que se prendió fuego a la maderería, y de ahí partieron cargando a sus muertos y heridos rumbo ala comisaria de Ronquillo para demandar ¡Justicia! Mientras se acercaban fueron recibidos a tiros desde el Palacio Municipal, esto trajo como consecuencia que seis personas cayeran  muertas entre estas un niño de 11 años.

Al día siguiente el jefe de la zona militar el General Luis E. Torres, se negó a recibir la comisión de tres huelguistas, posteriormente aprehendió a Esteban Baca Calderón, Manuel M. Diéguez y José María Ibarra como los principales directores del Movimiento, posteriormente dirigió unas palabras a los casi  2 mil trabajadores huelguistas amenazándolos de que si dentro de 2 días no se volvían al trabajo, los incorporaría a los batallones que estaban peleando contra los Indios Yaquis, así fue como termino la huelga, en donde se continuo el salario de 3 pesos diarios a los mexicanos y 3 dólares  a los extranjeros.

México a principios del siglo XX, los trabajadores de cualquier industria no tenían necesariamente una vida sencilla, tal como lo relata John Kenneth Turner la vida de todo obrero o jornalero era la esclavitud, las tiendas de raya por ejemplo se adueñaban del hombre y de su descendencia completa. El gobierno y su indiferencia al obrero de las fabricas o al jornalero de las haciendas cerraba el circulo económico, con esto el pobre era mas pobre y el rico mas rico, situación que dio paso al enardecimiento total de una población sumida en el abandono y sin ningún futuro que vislumbrara, prefirió un cambio por la vía de las armas.

Todo esto tendió el campo fértil para que las inquietudes y necesidades se convirtieran en la búsqueda por la transición social, y uno de los principales promotores de esta lucha fue Francisco I. Madero, que buscaba una democracia real sin relección, tenemos a un Emiliano Zapata que busca la repartición agraria teniendo el plan de Ayala y el lema de “Tierra y Libertad”  Francisco Villa un promotor de la lucha armada de la revolución, pero  Cual ¿fue su causa? Hasta ahora no sabemos cual era la causa exacta de su lucha y por ultimo Venustiano Carranza que con su idea Constitucionalista dio un lineamiento a seguir después de la lucha y por lo cual hoy estamos en discusión de la Justicia Social.

Lo que quiero resaltar de todo lo anterior, es que la revolución Mexicana tuvo varias causas pero una causa obrera fiel y segura no existió, evidentemente es porque en aquella época la industrialización y las grandes fabricas aun no comenzaban, sin embargo el constituyente para verse adelantado ala realidad pretendió consagrar derechos obreros en un país sin obreros, que propicio una Justicia del Trabajo tormentosa, desequilibrada y ramplona.


Antes de 1917 la Justicia del trabajo en México, aun no comenzaba, esto debido a que la mayoría de la población mexicana vivía y laboraba en zonas rurales en haciendas donde el patrón era prácticamente el dueño y señor de las vidas de los trabajadores, el comercio familiar predominaba y los pocos empleados eran considerados como de la familia, aun así el Código de Comercio era el encargado de  regular los contratos de trabajo, aduciendo a que la naturaleza del trabajo y su contrato eran eminentemente una relación económica: Así pues tenemos que para el 13 de septiembre de 1913, se presento un proyecto de reformas en el que se preveía la existencia de juntas por diez miembros, la mitad nombrados por los patrones y la otra mitad por los trabajadores, esto para resolver las diferencias entre los dos sectores.  

No hay comentarios: