martes, 26 de junio de 2012

Ladrón de Tumbas.-






La batalla diaria por el pan comienza muy temprano para los hijos del proletariado. Desde los primeros años de vida, varones y mujeres salen a la calle a ganarse la comida y a juntar algo de comida para su familia.

En Guadalajara un número alarmante de niños y adolescentes trabajan en los diferentes oficios para ayudar a sus padres y generalmente lo hacen en jornadas interminables.
Luis es uno de esos niños. Tiene 9 años, ojos cafés y cabello castaño rizado. El dice:

-Hay días que saco hasta 80 pesos en el panteón.
Su labor consiste en esperar, a que la corte fúnebre se marche y deje los ramos de flores en la tumba, de esa manera se roba los ramos y los re-vende. También barre las tumbas, acarrea cubetas de agua, saca las yerbas y se roba las cruces o mausoleos que se pueda.

Con él son 5 hijos, Padre no tiene y su Madre se dedica a la Prostitución en un bar cercano al mercado del mar de Zapopan, el vive en la colonia Nuevo México de Zapopan, y al igual que sus hermanos no asisten a la escuela. ¡Porque estudiar es para los ricos!

No hay comentarios: