domingo, 11 de septiembre de 2011

AOJADO.-


Todo era un oceano,
El mar un axioma en revelación
Las olas eran agitadas  y
La luz  exigua con el tupé que cubría tu rostro  
 atascaban mi nula visión 
 y cada partícula de agua
 aun la diminuta  
¡era preciosa!
Mi espíritu aojado  
en busca del agua marina
nunca huyo de estos momentos… 

No hay comentarios: