lunes, 25 de julio de 2011

I.-


Los susurros de los litigantes,
se anidan en las paredes
 hasta convertir el tribunal
en orfelinato para desmadrados,
sus máscaras ridículas 
              estremecen los sentidos,
pero sus bellas vestimentas recrean las mentes.-

No hay comentarios: